Una triste historia

Les voy a contar una historia que tal vez muchos conozcan. Hace mucho, mucho tiempo, la gente hacía sus transacciones con piezas de oro y otros metales preciosos. Monedas mucho más pesadas que las actuales, que se llevaban de acá para allá en bolsitas de arpillera atadas con un cordón. La inflación es muy vieja, y resulta que la gente de aquel antiguo entonces se veía conminada a llevar mucho peso encima para comprar los artículos en los mercados. Entonces, a los orfebres del oro se les ocurrió una buena y samaritana idea: ofrecer sus baúles para que la gente guardase su oro y entregarle un comprobante de que tanta cantidad de oro estaba guardado en su orfebrería. Hete aquí que las transacciones comenzaron a hacerse más “livianas” y este éxito se diseminó por las calles, la gente acudía feliz y los comerciantes aceptaban con gracia esos comprobantes como forma de pago. El sistema innovador marchaba sobre ruedas, pero en una epifanía de vaya a saber el fantasma de quién, uno de los orfebres cayó a la cuenta de una realidad poco tenida en cuenta hasta entonces: la gente gasta menos plata de la que tiene. Con mucha astucia, el orfebre en cuestión mezcló todas las monedas en un mismo baúl y empezó a prestar dinero con una tasa de interés que se cobraba para sí mismo. Esta argucia para ganar dinero sin trabajar era realmente fructuosa, y el orfebre, embriagado de vanagloria y probablemente de vino, le contó a un amigo de su truco. Este lo miró, pensó un instante y le hizo una pregunta bastante erudita: ¿Y si a todos se les ocurriese retirar su dinero al mismo tiempo? El orfebre le contestó que eso no iba a pasar nunca y no perdió la sonrisa, sin embargo nunca se le fue del todo esa pregunta. Día y noche, mientras recaudaba kilos de dinero, pensaba en esa misma cuestión. Un día, cansado de rumiar esa obsesión, agarró mucho de ese dinero que había juntado y se dirigió al parlamento más cercano con una propuesta: Ya que tan útiles al sistema habían demostrado ser esas orfebrerías, porque no devolverles algo de agradecimiento al permitirles por ley prestar hasta diez veces sus reservas. La ley se selló, y el hombre pudo volver a dormir tranquilo con su estafa legalizada.
La moraleja de esta historia es que no todo aquello que es ley es justicia, entonces pensemos en el Juez Griesa y preguntémonos: ¿Qué estamos haciendo discutiendo la legalidad del sistema bancario?

Buscar este blog